De ULTIMO CLAN podríamos decir que es la tenacidad y la ilusión convertidas en pop. El empeño de su líder Odón Marzal por reactivar la banda tras más de quince años de inactividad lo pone a la altura de Jake y Elwood en los Blues Brothers. Y lo que empezó con un reencuentro de viejos amigos, al que le siguió la reedición de su primer y único álbum, se ha convertido en algo sólido con la grabación de un nuevo trabajo. Nunca mejor dicho porque gracias a una meticulosa, organizada, y concienzuda labor de composición, arreglos y producción, ULTIMO CLAN ha logrado otro perfecto cóctel mezclado y agitado con los ingredientes necesarios y las dosis adecuadas, y que una vez más han sabido escoger para conseguir un sabor fresco, con garra y personalidad propia.